Cambiar suele ser bueno

18 03 2011

Hoy me voy a poner un poco filosófico y voy a hablar de algo que a todos nos pasa alguna vez, y que es la esencia de la vida: “el cambio”.

Las personas cambian de forma de vestir, de relacionarse, de pensar y hasta de ser. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios




Tornado mental

20 01 2011

Quizá no sea el título más adecuado el que he elegido, pero cuando leas este artículo por completo creo que lo entenderás.  Está escrito con el corazón, es íntimo y personal.

Voy a sincerarme con vosotros, queridos lectores, estoy hecho un lío, llevo demasiado tiempo en dique seco y eso hace que alguien tan activo mentalmente como yo le surjan millones de asuntos/ideas a los que da vueltas sin parar… Lee el resto de esta entrada »





Cuaderno de bitácora: fecha estelar 20110110

10 01 2011

Hace tiempo que he guardado silencio pero creo llegado el momento de volver a escribir una vez pasadas las festividades.

¿Por qué he estado callado? pues por la mejor razón para estas cosas: “no tenía nada interesante que decir”. Internet no necesita un charlatán más. Por otro lado si estas cargado de negatividad no vas a dedicarte a extenderla… los demás no se lo merecen. Comienza un nuevo año que espero que me trate mejor que el anterior y yo también voy a poner de mi parte para que así sea.

He elegido para la reaparición una frase famosa de Star Trek por varias razones:

1.- Me gusta esa serie…

2.- Todos sus episodios empiezan igual… aunque el capítulo anterior hace meses que se emitió (como en este blog).

3.- Porque esto “es una bitácora” y yo soy su capitán.

4.- Porque todo proyecto “es un viaje con un destino”, te embarcas e intentas “dirigir tu nave” sorteando los obstáculos.

Pero, esta nave para llegar a alguna parte necesita un rumbo que conduzca hacia el puerto de destino… y por tanto hay que saber dónde se quiere ir y quienes te pueden acompañar (a menos que vayas sólo).

Poco partidario de modas ni de bailar el agua a nadie no hace que consiga muchos de esos “amigos fáciles” ¿quién los quiere? yo, ahora que estoy mucho más abajo de la cresta de la ola, veo quienes son mis auténticos amigos… los de verdad. Me gustan mucho los dichos y refranes aunque los cultos digan que son recursos para la gente de escasa cultura… y hay uno que me viene a la cabeza “Por el interés te quiero, Andrés” que expresa esa nube de aduladores que tienes en tiempos buenos y que proclaman su amistad contigo…

La purga de amigos y conocidos que se desmarcan mientras la vida te da algún revés que te manda por la pendiente descendente es buena para sanear esa “lista de amigos”. Incluso te llevas alguna sorpresa agradable… esa persona que no creías que gozabas de su amistad y sin embargo te ofrece su mano en tiempos duros ¡no hay mal que por bien no venga! Pero también tiene sorpresas bastante desagradables, amigos que “se difuminan” o incluso puede que “se aprovechen de tí”; táchalos de la lista y olvida (por tu salud mental).

Otro refrán que me gusta: “Líbreme Dios de mis amigos que de mis enemigos ya me libro yo”. Este dicho me parece genial y acertado. Condensa la sabiduría de la experiencia en una frase corta para los que han recibido “puñaladas por la espalda de algún amigo”.

Bueno, retomando el hilo argumental que pretendía, ahora que gozo de amigos y que ya no hay pseudoamigos pululando alrededor ha llegado la hora de partir… ¿dónde voy? no sé, pero sé con quienes iría. Partiré “virtualmente” ya que no pretendo viajar, me refiero a embarcarme profesionalmente en una nave estelar, en mi Enterprise particular. Es hora de buscar el destino, el rumbo, los amigos y el resto de tripulación complementaria (socios, empleados… o lo que haga falta).

Fin de fichero. Fecha estelar 20110110





Evangelizador tecnológico

8 10 2010

Complicado es describir qué es un evangelizador tecnológico… y eso que me considero uno de ellos. Para mí es alguien que no sólo está encantado con una determinada tecnología o técnica, hay algo más, hace una difusión de la misma y la defiende porque cree que merece la pena. Quizá es mejor que os lo cuente con mi historia personal.

Hace ya muchos años que fui evangelizador del sistema operativo UNIX, el lenguaje de programación C (allá por los 90). Para mí era algo que superaba a VMS (por poner un caso de S.O. de máquinas grandes), DOS (en PC’s) y al lenguaje Basic, Cobol o Fortran.

Más tarde me convertí en evangelizador de X Window como superior a Microsoft Windows.

Cuando iban apareciendo los primeros servicios en Internet quedé maravillado: eMail, ftp, finger… pero cuando apareció la web fui uno de los primeros en experimentar con aquello con un servidor en la máquina que estaba en mi despacho (una workstation Sun Sparc)

Después conocí el lenguaje de programación Java, me lo estudié por mi cuenta y llegué a impartir 5 veces un curso para su aprendizaje en Telefónica I+D. Su independencia, su integración con la web me cautivaron y no pude por menos que hacer de apóstol suyo.

Lo último que predico son las bondades de todo lo que se dado en llamar Web 2.0. Una colección impresionante de útiles herramientas interconectables: blogs, foros, wikis, redes sociales, microblogs…

Además añadir que soy un defensor a ultranza del software libre (y más ahora en tiempos de crisis). Creo en los herederos de UNIX como GNU/Linux y en la miriada de aplicaciones libres disponibles como OpenOffice (o LibreOffice), reproductor VLC, base de datos MySQL, Gimp para edición de gráficos, servidor web Apache, etc.

Espero que con todos estos ejemplos que he dado se entienda lo que es un evangelizador tecnológico; al final es alguien que defiende algo porque cree en ello y trata de divulgar su mensaje. Es algo análogo a los evangelizadores de distintas religiones pero aplicado a la tecnología.

Pero es dura la labor de evangelización porque es dificil conseguir “creyentes”, porque normalmente ejerces cuando la tecnología es poco conocida, porque te guías de tu instinto ya que todavía no hay muchos casos de éxito demostrable y porque al que tratas de convencer piensa algo como “me parece muy bien, pero no lo veo en mi caso”.

Si eres un evangelizador tecnológico no esperes un “gracias por ponerme en el camino correcto”. Probablemente no te lo reconozcan y lo que es peor, le darán la medalla a otro en algunos casos. Si lo haces tiene que ser por vocación…

Tengo metida en las venas esta vocación, lo hago porque me gusta y me encanta mirar hacia el pasado y pensar para mis adentros “¡cómo me gusta tener razon!”.

Pienso seguir haciéndolo y ahora mismo tengo que convencer a alguien de que el uso de redes sociales es bueno para su empresa ¿lo conseguiré?





¿Cómo te quedas cuando te echan del trabajo?

14 09 2010

Desconozco tu experiencia personal y supongo que cada uno tenemos una distinta que quizá sólo compartamos en el mal cuerpo que se te pone (normalmente uno no está deseando que le den la patada).

Hoy en día somos muchos en España los que hemos sufrido esta situación alguna vez (incluso varias). Pero no por común es menos interesante de contar.

Lo que a continuación voy a contar es realidad-ficción, como en las películas… “Algunos personajes y situaciones pueden haberse cambiado” (y de paso evitamos engorrosas situaciones legales).

Yo he sufrido esta situación dos veces en mis propias carnes. Ambas comparten algunos aspectos y otros son diferentes.

Empezaremos analizando “quién te lo dice”, normalmente un superior o si éste es demasiado cobarde te lo comunicará RRHH y en los casos más ruines un simple correo electrónico. Hay auténticos especialistas en echar a la gente a la calle que encima intentan esbozarte una sonrisa; a estos te entran ganas de sacarles las entrañas con un gancho oxidado ¿a que sí?. También están aquellos que lo hacen por mandato externo y hasta lo están pasando peor que tú. Y por último están aquellos que lo hacen como quien firma un papel, cumpliendo un mero trámite e intentando que sea rapidito para ponerse a hacer otra cosa ¡diablos, que rabia dan estos! Yo en cualquiera de estos casos te recomiendo que le mires fijamente a los ojos para que se entere que no vas a flaquear y le transmitas la gran faena que te está haciendo (la estrategia de llorar o emocionarte no te va a servir de nada).

Lo siguiente a tener en cuenta es “cúando te lo dicen”. En mi caso una vez fue a primera hora de la jornada de un lunes y la otra vez después de la jornada de un viernes (fuera ya de horario). Ni que decir tiene que esta última forma es “pesetera” y “cobarde”; la practican compañías que no cuidan a sus empleados o que sus jefes madrugan poco (hecho bastante habitual). Creo que hay pocos casos en que te lo digan a media jornada… a menos que ese día toque despedida en lote.

Después está “el mensaje” o por decirlo de otra forma “el envoltorio del veneno”. Se utilizan muchas expresiones del tipo “estamos muy contentos contigo pero…”, “ya sabes que estamos en un momento duro y entonces…”, “me duele más a mí que a tí…”, “el comité ha decidido que…”, etc. En realidad el mensaje es lo menos importante en la situación que tenemos. Además suelen terminar con un “dínos en qué te podemos ayudar…”, “ya sabes dónde estamos…” o cualquier otra hipocresía. Hay casos en que cuando empieza el discurso ya sabes de que va y otros que te pillan de improviso y no te lo puedes creer. En cualquier caso demuestra entereza y no le des facilidades al interlocutor… que hable él/ella.

Hay casos en que te dicen que no lo comentes o no lo airees ¡encima eso! Por supuesto que te recomiendo que no hagas caso y lo hables con tus colegas y amigos; además, despídete cordialmente de proveedores y clientes. Tampoco es necesario que montes una pancarta, pero, tú no tienes porqué ser el que quede mal… y además ¿qué pueden hacerte ya? También es cierto que hay empresas que mientras gestionas los papeles con RRHH te cortan el acceso a tu PC y a Internet (esto me ha pasado a mí); en este caso, utiliza el PC de un compañero…

Después viene el momento de “rumiar la noticia”. No puedes evitar darle vueltas y pensar todo aquello que hiciste por la empresa y jamás te agradecieron, los disgustos que llevaste durante el tiempo en que trabajabas para ella… y surge la pregunta ¿quién me manda dejarme el pellejo por estos? Para acabar de rumiarlo necesitas hablar con alguien cercano, un colega o un familiar… ¡Estás a punto de estallar! Tienes que contenerte y pensar en tu futuro, no sirve de nada montar una bronca, hacer cortes de manga… no hagas nada que algún día pueda volverse en tu contra. Estás en la calle y punto.

Lo siguiente que analizas es “el porqué no habías cubierto suficientemente tus espaldas”. Llegarás a la conclusión de que debías haber pensado más en tí… y haber dedicado algún tiempo para tentar el mercado. Ya es tarde, sólo puedes sacar una copia de tu agenda de contactos ¡Hazlo sin demora!

Antes de irte puedes decidir traspasar los trastos o que se busquen la vida… esto lo tienes que decidir tú dependiendo de múltiples factores. Y lo último que harás con dolor en tu empresa es recoger tus pertenencias, salir por la puerta y sacudirte el polvo de los zapatos.

Por tu salud mental y física busca un modo de desfogarte porque eres como un volcán a punto de erupcionar. Siempre hazlo fuera de la empresa, recuerda que si la empresa no tiene sentimientos no sirve de nada mostrar los tuyos.

Después es hora de ponerse a buscar nueva ocupación, pero, amigos lectores, eso da para otro capítulo.

Me imagino que me dejo alguna cosa por contar pero no pretendo hacer un tratado, solamente contar y compartir la experiencia. También estoy seguro de que te ves reflejad@ en algunos temas y en otros bastante menos.

Espero que te haya entretenido y hasta otro relato.





“Carpe diem”

13 09 2010

Este viejo aforismo latino se puede traducir como “disfruta el momento” y puede ser -y propongo que sea- una filosofía de vida.

El verano ha resultado duro en el terreno personal por la pérdida de mi padre que casualmente era un seguidor del “carpe diem”. El siempre era partidario de aprovechar la parte positiva de cada situación. Tenía planes para irse con mi madre de vacaciones unos días…

Pero perdonadme que no empezara por explicar qué entiendo yo por aprovechar, exprimir y disfrutar cada instante. Me refiero a no preocuparnos por cuestiones insignificantes que nos hacen ir por la calle con cara avinagrada; es mejor ir repartiendo sonrisas y saludos a todos los que nos vamos encontrando, repartir espíritu positivo.

También consiste en disfrutar de la vida que no es lo mismo que ir de pasota y sin cabeza. Aprovecha a ir de vacaciones sin agobios de todo lo que quieres ver… es mejor ver el 50% sin agobiarse que pasar por el 100% sin disfrutarlo. Charla sin prisas con los tuyos, escucha lo que sea preciso, no dejes de pasar un buen momento por tener la cabeza en otra cosa.

El “carpe diem” también es aplicable más allá de lo lúdico, por ejemplo en el trabajo también lo puedes aplicar. Seguro que hay momentos en tu trabajo en que te lo pasas bien y que no te atreves a confesar. Entre los colegas de trabajo, jefes y subordinados puedes encontrar muchas personas interesantes e incluso amigos. Recuerdo algunos duros proyectos que después de pasado un tiempo los miras con cariño y los cuentas como “batallitas del abuelo Cebolleta”.

En resumen, “carpe diem” consiste en darse cuenta en esos momentos que si te paras y miras, podrás disfrutar de algo que pasará de largo si te dejas llevar por la filosofía de “prisas continuas” y “cuanto más mejor” que son las preponderantes desde el s.XX.

Dedicado a Emiliano Cuenca Pérez, mi padre.





Para que digan que no pinto nada

22 06 2010

Vieja India IroquesaHace tiempo escribí un artículo acerca del perfil humano de los técnicos ¡somos personas completas! aunque muchos crean que carecemos en nuestra personalidad de matices sociales y artísticos.

Ultimamente sí que se ven artículos políticos y económicos escritos por informáticos, telecos, ingenieros, etc. Nuestras opiniones salen a la luz porque no sólo nos dedicamos a nuestros quehaceres tecnológicos. Tenemos inquietudes y nos gusta expresarnos…

Pues a mí me ha dado por otra cosa, me ha dado por el pincel y la pintura. ¿Por qué? pues sólo hay una razón real y verdadera: “porque me gusta”. Y esto se debe a que por una parte se siente la satisfacción de hacer algo uno por sí mismo y tal y como lo quiere y por otro por la paz interior que me produce.

Dos horas pintando equivalen a un reset completo del cerebro, aparcar todos los problemas de cada día y quedar nuevo como un chaval… ¿tú lo has probado?.

A lo mejor, querido lector, tienes una bitácora personal y al escribir alguno de tus artículos sientes algo similar… y es que no es más que otro tipo de manifestación que tiene un 50% de de arte y un 50% de tu esencia.

Llegar a ser uno de los grandes de la pintura no está entre mis objetivos personales porque hay que ser excepcionalmente bueno. Mi auténtico objetivo es seguir haciéndolo, perfeccionando y sobre todo lo demás ¡divertirme haciéndolo!

Espero que este xperimento artístico de una calaña bien distinta a mis habituales xperimentos tecnológicos también te haya entretenido (en caso contrario, puedes quejarte).

Acompaño el artículo con la foto de uno de mi cuadros, un óleo sobre madera de una vieja india de la confederación iroquesa (tribu cayusa). El cuadro original está colgado en casa de mis padres en Toro (Zamora) y no está en venta.