Evangelizador tecnológico

8 10 2010

Complicado es describir qué es un evangelizador tecnológico… y eso que me considero uno de ellos. Para mí es alguien que no sólo está encantado con una determinada tecnología o técnica, hay algo más, hace una difusión de la misma y la defiende porque cree que merece la pena. Quizá es mejor que os lo cuente con mi historia personal.

Hace ya muchos años que fui evangelizador del sistema operativo UNIX, el lenguaje de programación C (allá por los 90). Para mí era algo que superaba a VMS (por poner un caso de S.O. de máquinas grandes), DOS (en PC’s) y al lenguaje Basic, Cobol o Fortran.

Más tarde me convertí en evangelizador de X Window como superior a Microsoft Windows.

Cuando iban apareciendo los primeros servicios en Internet quedé maravillado: eMail, ftp, finger… pero cuando apareció la web fui uno de los primeros en experimentar con aquello con un servidor en la máquina que estaba en mi despacho (una workstation Sun Sparc)

Después conocí el lenguaje de programación Java, me lo estudié por mi cuenta y llegué a impartir 5 veces un curso para su aprendizaje en Telefónica I+D. Su independencia, su integración con la web me cautivaron y no pude por menos que hacer de apóstol suyo.

Lo último que predico son las bondades de todo lo que se dado en llamar Web 2.0. Una colección impresionante de útiles herramientas interconectables: blogs, foros, wikis, redes sociales, microblogs…

Además añadir que soy un defensor a ultranza del software libre (y más ahora en tiempos de crisis). Creo en los herederos de UNIX como GNU/Linux y en la miriada de aplicaciones libres disponibles como OpenOffice (o LibreOffice), reproductor VLC, base de datos MySQL, Gimp para edición de gráficos, servidor web Apache, etc.

Espero que con todos estos ejemplos que he dado se entienda lo que es un evangelizador tecnológico; al final es alguien que defiende algo porque cree en ello y trata de divulgar su mensaje. Es algo análogo a los evangelizadores de distintas religiones pero aplicado a la tecnología.

Pero es dura la labor de evangelización porque es dificil conseguir “creyentes”, porque normalmente ejerces cuando la tecnología es poco conocida, porque te guías de tu instinto ya que todavía no hay muchos casos de éxito demostrable y porque al que tratas de convencer piensa algo como “me parece muy bien, pero no lo veo en mi caso”.

Si eres un evangelizador tecnológico no esperes un “gracias por ponerme en el camino correcto”. Probablemente no te lo reconozcan y lo que es peor, le darán la medalla a otro en algunos casos. Si lo haces tiene que ser por vocación…

Tengo metida en las venas esta vocación, lo hago porque me gusta y me encanta mirar hacia el pasado y pensar para mis adentros “¡cómo me gusta tener razon!”.

Pienso seguir haciéndolo y ahora mismo tengo que convencer a alguien de que el uso de redes sociales es bueno para su empresa ¿lo conseguiré?

Anuncios